Desserto Gana el ‘Good Design Award Gold Accolade’, Otro Premio Para Agregar a su Lista de Elogios

© Desserto

La empresa de cuero vegano, hecho de cactus mexicano, ganó el premio en los International Gold Design Awards 2020 de Australia. El resultado fue anunciado durante la Semana del Buen Diseño y el premio es considerado el mayor honor para el diseño e innovación en el continente del hemisferio sur.

Los Good Design Awards se llevan a cabo cada año y son los premios internacionales con mayor recorrido y prestigio de Australia en cuanto al diseño y la innovación. Con su primer estreno en 1958, son los premios más antiguos de la zona en esta categoría.

Cada participante en el concurso fue evaluado por 55 miembros del jurado. Para decidir el ganador, dicho jurado se tuvo que adherir a un estricto conjunto de criterios de diseño que cubren el “buen diseño”, la “innovación de diseño” y el “impacto del diseño”.

La marca Desserto, que consiste de piel de cactus nopal de México, pertenece a la empresa Adriano Di Marti, que ha tenido un año lleno de éxitos. Este año Desserto ha sido galardonado con una serie de premios a nivel internacional, junto con un reconocimiento especial como segundo finalista de los LMVH Innovation Awards, lo cual lo ubica en una categoría especial como empresa que utiliza los materiales más innovadores a nivel mundial, que puede ayudar a la industria a reducir su impacto sobre el medio ambiente.

© Desserto

Primero, Desserto ganó el Green Product Award 2020 en Alemania, luego el Premio a la Sostenibilidad en Monte-Carlo Fashion Week (MCFW) 2020, que fue organizado por el Príncipe de Mónaco. Después fue segundo finalista en el Premio a la Innovación LVMH en Francia, y ahora es el ganador del Good Design Award Gold Accolade 2020.

Teniendo en cuenta que tanto la industria de la agricultura animal como el de los materiales tiene un efecto bastante dañino para el medio ambiente, Desserto puede ser una gran solución para estos problemas. Que esté recibiendo tanto reconocimiento a nivel global parece ser una muy buena señal para el futuro de la sostenibilidad.

© Desserto