Alianzas

Mushlabs se asocia con el grupo cervecero Bitburger para reciclar subproductos de la cerveza

La empresa biotecnológica Mushlabs, con sede en Berlín, ha anunciado su colaboración con el grupo cervecero Bitburger, una de las mayores cervecerías privadas de Alemania.

Como parte de la colaboración, Mushlabs utilizará subproductos de la producción de cerveza de Bitburger para fabricar micelio fermentado comestible. Además, Bitburger proporcionará a Mushlabs una mayor capacidad de producción.

“Es posible aumentar simultáneamente la eficiencia, la rentabilidad y la sostenibilidad de los sistemas históricos de producción de alimentos”.

A nivel mundial, Mushlabs es una de las primeras startups que utiliza ingredientes reciclados para fermentar el micelio. Bitburger ha reciclado anteriormente sus subproductos suministrándolos al sector agrícola, pero la nueva colaboración mejorará aún más la sostenibilidad al permitir a Mushlabs reducir la distancia de transporte de sus materiales.

Crear una economía circular

Esto ayudará a reducir la huella de carbono de Mushlabs, haciendo de la fermentación una forma aún más eficiente de producir proteínas. A través de la colaboración, las dos empresas esperan dar un ejemplo de cómo se puede evitar el desperdicio de recursos, creando una economía circular.

© Mushlabs
© Mushlabs

Ronda de financiación

En 2020, Mushlabs recaudó 10 millones de dólares en financiación de serie A, diciendo que lo utilizaría para “provocar un cambio significativo y duradero en nuestro sistema alimentario a través de nuestra tecnología de fermentación”. La compañía encontró el éxito después de participar en la Incubadora ProVeg en 2018-19, y también fue presentada en la Cumbre Future Food-Tech del año pasado.

“La tecnología de Mushlabs es capaz de abordar los problemas de sostenibilidad y seguridad de suministro que plagan nuestro sistema alimentario actual”, dijo el Dr. Thibault Godard, CSO de Mushlabs. “Podemos utilizar todo el potencial de los recursos naturales recuperando los nutrientes de los valiosos restos de alimentos industriales y reinyectándolos en las economías alimentarias locales. Con ello, demostramos que es posible aumentar simultáneamente la eficiencia, la rentabilidad y la sostenibilidad de los sistemas históricos de producción de alimentos.”

Share

Noticias Calientes

Entrevistas