• Fiquetex: “Nuestras Materias Primas son 100% Veganas, Naturales y Autóctonos de Colombia.”



    En numerosas ocasiones hemos reportado sobre la emergente economía vegana en Colombia. Aunque la mayoría del movimiento en este ámbito ha venido del sector de los alimentos, la manera en que se producen los textiles también se está transformando.

    Por esta razón hablamos con Alejandro Moreno, investigador, inventor y creador de Fiquetex, una empresa colombiana de textiles veganos y ecológicos cuya producción se encuentra en el corazón del departamento de Antioquia, pero con el potencial de revolucionar la industria a nivel mundial.

    ¿Háblenos un poco de usted y cómo terminó creando un producto como Fiquetex?
    Soy colombiano de nacimiento. Estudié textiles en Inglaterra a finales de los años 80 y principios de los 90. La idea era que después de terminar mis estudios volvería a Colombia a trabajar para la compañía de no tejidos que había fundado mi padre Manuel Moreno. A su vez, mi padre había trabajado para la compañía más grande de textiles en Latinoamérica en los años 60/70/80, algo que los convirtió en los pioneros de los textiles no tejidos en Centro y Sur América para esa época.

    Los planes cambiaron y lo que se suponía ser una estadía en Inglaterra por 3 años resultó siendo casi 30 años. Durante este tiempo tuve la oportunidad de trabajar para empresas multinacionales en el área de Investigación y Desarrolló para sectores industriales como textiles, recubrimientos electrostáticos, serigrafia, látex de caucho natural, entre otros.

    Alejandro Moreno, CEO Fiquetex S.A.S en una plantación local de fique en las montañas
    del Valle de Aburra, Medellín, Colombia. 

    Poco después de la recesión del 2008/2009 en Europa se empezó a hablar mucho acerca de la economía circular y fue ahí donde empecé a prestarle mucha atención al tema.

    Se publicaban muchísimos artículos acerca de los problemas de los materiales plásticos por un lado y el abuso contra los animales para uso textil, cosmético y medicinal.

    Empecé a estudiar el tema y a pensar en soluciones alternas a la problemática del uso de fibras de índole animal, incluyendo el cuero bovino y a los plásticos que estaban inundando el planeta.

    La compañía de mi padre existe actualmente y produce telas no tejidas sintéticas, tales como geo-textiles, automotriz, filtración, calzado, limpieza, refuerzos para compuestos, etc. Vendí mi participación en la compañía familiar y con esos fondos empecé a experimentar con la fibra de fique. El fique es una fibra muy noble, crece desde el nivel del mar hasta los 3000 msnm.

    Solo requiere de un mantenimiento cuando la planta tiene 1 año de edad. No requiere pesticidas, fungicidas, herbicidas, ni abonos (todos químicos) ni necesita agua como lo requiere el algodón como cultivo. La fibra de fique no necesita el mercerizado, blanqueo y coloración, ni las enormes cantidades de agua y energía del proceso textil del algodón.

    En los últimos 6 años ha habido una gran aceleración de innovación respecto a esta planta. 

    Zapato elaborado con cuero vegano a base de fibra de fique y látex de caucho natural. Producto patentando. Suela de látex de caucho natural y cisco de café como carga de relleno. Producto patentado. ©Fiquetex 

    Es una fibra de bajo costo comparada con las fibras sintéticas (nilón, poliéster, polipropileno) y naturales (coco, algodón, lana, seda). El fique se utilizó por más de 500 años para la elaboración de cordelería, sacos para empacar el famoso café colombiano y artesanías principalmente.

    En los últimos 6 años ha habido una gran aceleración de innovación respecto a esta planta y ya no solo se usan las fibras, pero también los jugos (subproducto del desfibrado) para la elaboración de fertilizantes edáficos y foliares; alimento para ganado, y ecogénicas, entre otros.

    Después de estudiar el fique en toda su dimensión, me di cuenta de que había muy poca innovación al respecto y más aún en el desarrollo de materiales no tejidos para diferentes sectores de la industria. La primera tela que desarrollé fue muy baja en peso; como un tipo de entretela.

    Me puse a pensar para qué serviría y llegué a la conclusión que se podía usar como envoltura para flores, que son fabricadas en materiales plásticos como el BOPP, acetato y polipropileno. Colombia es el segundo exportador de flores del mundo después de Holanda.

    El fique (Furcraea Andina) crece principalmente en la cordillera de los Andes y el látex (Hevea Brasiliensis) en la región del Amazonas.

    Medellín, Colombia © JuanFernandoVelez-stock.adobe.com

    Al aumentarle más la densidad a las telas, estas servían como material para la elaboración de empaques como bolsas para boutiques. Al seguir aumentando el peso por metro cuadrado del sustrato no tejido, me di cuenta de que el material tenía el aspecto de una cuerina y de ahí nació la idea de desarrollar un cuero vegano. De ahí para adelante, las demás telas se fueron desarrollando de acuerdo al producto final.

    ¿Qué es Fiquetex exactamente?
    Es una compañía que se fundó en Colombia con el objetivo de producir textiles no tejidos a partir de la fibra de fique y látex de caucho natural. Estas materias primas son sostenibles, renovables y compostables.

    Nuestra tecnología de punta no solo es disruptiva, sino que ha sido reconocida por la Real Academia de Ingeniería de Inglaterra y la Superintendencia de Industria y Comercio – Oficina de Patentes, que nos ha otorgado una patente de invención por 20 años.

    Nuestros textiles no tejidos tienen muchísimas aplicaciones que cubren la industria del calzado, marroquinería, silletería para automóviles, materiales de empaque, telas abrasivas, separadores de baterías, agro-textiles, etc.

    ¿Qué diferencia a Fiquetex de las demás marcas de tela vegana y sostenible?
    La gran diferencia es que nuestras materias primas son 100% veganas, naturales y locales. Tanto el fique como el látex de caucho son autóctonos de Colombia. El fique (Furcraea Andina) crece principalmente en la cordillera de los Andes y el látex (Hevea Brasiliensis) en la región del Amazonas. Las otras marcas dependen de la importación de sus materias primas, aumentando así su huella de carbono.

    Maquinaria para el proceso no tejido de Fiquetex. ©Fiquetex

    Tenemos materias primas disponibles todo el año a diferencia de la cascara de manzana, cascara de uvas y el corcho que son estacionales. Una tonelada de hojas de piña produce 180 kilos de fibra aptos para el proceso no tejido, lo que encarece la fibra enormemente; mientras que una tonelada de hojas de fique produce 425 kilos de fibra.

    El cuero vegano de nopal utiliza las fibras de esta planta que tienen la desventaja de ser fibras cortas. Para el proceso textil se requiere de una buena longitud con el fin de tener una buena resistencia al desgarre.

    El cuero vegano elaborado con el desperdicio del café (después de usarlo como bebida) tiene el problema de recolección e involucra un proceso de limpieza, el cual demanda grandes cantidades de agua potable.

    No utilizamos resinas acrílicas estirenadas – solo látex de caucho natural modificado de manera natural, ni fibras PLA (Poly Latic Acid), ni fibras de poliéster, ni mezclas de fibras naturales con sintéticas.

    Imagen obtenida por la página de Facebook de Fiquetex

    Nuestro proceso es continuo y podemos fabricar el cuero vegano hasta 2.05 metros de ancho. De acuerdo al seguimiento a las diferentes marcas disponibles a nivel mundial, nuestros materiales pueden ser al menos 20% más económicos.

    ¿Qué planes tiene para el futuro de Fiquetex?
    Ser el líder y estar a la vanguardia de los textiles no tejidos no solo en Colombia sino en Latinoamérica. Tenemos un equipo de trabajo con muchos años de experiencia y un amplio know-how. Además, tenemos un portafolio de ideas para ser desarrolladas en un futuro cercano del cual estamos seguros será un punto de referencia para la industria textil y los movimientos veganos alrededor del mundo que todos los días aumentan sus filas.

    Queremos ser parte y trabajar por el respeto a los animales. Hemos tenido conversaciones muy interesantes con PETA USA. Sabemos que los hatos ganaderos crean problemas de tipo ambientalistas como son la ocupación de la tierra y la producción de metano. Una vaca produce en promedio entre 375 litros de metano diariamente. A nivel mundial, el ganado es responsable de emitir el metano equivalente a 3,1 giga toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera anualmente.

    Esperamos que esta sea la línea a seguir para el bien del planeta.

    ©Fiquetex

    Creemos que el maltrato a los animales por parte de empresarios que utilizan el pelo de estas especies como fibra textil debe de eliminarse inmediatamente. Todos los animales deben ser protegidos mediante legislaciones más drásticas y así evitar sus abusos. No podemos permitir casos como el de la cabra de Angora en Sudáfrica, ni en ningún rincón del planeta.

    Finalmente, compañías como Land Rover en Inglaterra están en un plan de eliminación gradual de cuerinas plásticas y materiales de tipo animal, buscando alternativas de orden vegetal. Esperamos que esta sea la línea a seguir para el bien del planeta.

    Noticias Calientes



  • El boletín de vegconomist:
    información para los que toman decisiones

    Suscríbese al boletín de noticias de vegconomist para recibir las noticias más importantes del mundo de los negocios veganos.

    Invalid email address