• El 34% de los consumidores británicos está dispuesto a probar la carne cultivada, el 60% lo haría a base de plantas



    Un nuevo estudio sobre la aceptación pública de las proteínas alternativas publicado este lunes por la Agencia de Normas Alimentarias (FSA) revela que alrededor de un tercio (34%) de los consumidores del Reino Unido están dispuestos a probar la carne cultivada, mientras que hasta seis de cada diez (60%) están dispuestos a probar las proteínas de origen vegetal.

    La investigación se realizó con una muestra representativa de 1.930 adultos de entre 16 y 75 años en el Reino Unido entre el 9 y el 11 de diciembre de 2021, por encargo de la FSA a través del ómnibus online de Ipsos MORI.

    La razón más citada para no querer probar la carne cultivada (49%) se debe a que la encuentran “desagradable”, mientras que la mayor barrera para probar las proteínas de origen vegetal fue que los participantes disfrutan consumiendo carnes animales (36%).

    Cultivated sausages ©New Age Meats
    Cultivated sausages ©New Age Meats

    A los participantes que afirmaron no estar dispuestos a probar estas alternativas se les preguntó qué les motivaría en caso contrario. Dos de cada cinco (42%) respondieron que no había nada que pudiera animarles a probar alternativas basadas en plantas, pero 1 de cada 5 (21%) podría cambiar de opinión si el producto “pareciera apetecible”. Dos de cada cinco (42%) respondieron que no había nada que les motivara a probar la carne cultivada, pero más de una cuarta parte (27%) podría cambiar de opinión si se les convenciera de que es segura de comer.

    El informe de la FSA concluye: “La FSA intentará reunir a las principales partes interesadas del sector a finales de este año para estudiar cómo se puede apoyar a las empresas para que se introduzcan en este mercado y guiarlas a través del marco normativo existente y el proceso de análisis de riesgos de la FSA para la introducción de nuevos productos alimentarios.”

    Higher Steaks bacon
    Cultivated bacon, ©Higher Steaks

    El profesor Robin May, asesor científico jefe de la FSA, comentó: “Nuestra prioridad es proteger los intereses de los consumidores garantizando que los alimentos son seguros y lo que dicen ser mediante un proceso científico sólido. Reconocemos el potencial de las proteínas alternativas para mejorar la salud dietética y como parte de un sistema alimentario sostenible”.

    “Esta importante encuesta pone de manifiesto que, aunque muchos consumidores están considerando la posibilidad de probar proteínas alternativas, solo lo harán, con razón, si están seguros de que estos productos son seguros y están debidamente regulados. En consecuencia, estamos trabajando estrechamente con las empresas y los organismos comerciales para garantizar que hagan un uso eficaz del marco normativo existente de la FSA, de modo que los consumidores puedan beneficiarse de los productos alimentarios innovadores al tiempo que confían plenamente en su seguridad.”

  • Últimas noticias



  • El boletín de vegconomist:
    información para los que toman decisiones

    Suscríbese al boletín de noticias de vegconomist para recibir las noticias más importantes del mundo de los negocios veganos.

    Invalid email address
  • medio ambiente

    más Medio Ambiente