Política

El Centro de Investigación del Comercio Minorista del Reino Unido pide que se prohíba el uso de términos “cárnicos” para los productos veganos

Joshua Bamfield, director del Centre for Retail Research (Centro de Investigación del Comercio Minorista) del Reino Unido, ha pedido que se prohíba a los productores veganos el uso de términos como “salchicha” y “tocino” en los envases de sus productos.

Bamfield, que afirma haber sido vegetariano durante dos décadas, dijo que términos como “salchicha vegetariana” se utilizan como “táctica de venta”.

“Esto no es un argumento contra la gente que come comida vegana. Pero la idea de que puedes llamar a un producto como quieras, independientemente de lo que contenga, va en contra de las leyes de etiquetado”, dijo. “Uno pensaría que las normas de comercio ya habrían estado al tanto, ya que lo que dice en la lata es lo que debería haber dentro”.

Imitar a Francia

Bamfield añadió que el Reino Unido “debería seguir lo que hacen los franceses”, en referencia a la propuesta de Francia de prohibir el uso de términos similares a los de la carne para los productos de origen vegetal. Sin embargo, la legislación -que debía entrar en vigor el mes pasado- fue suspendida en julio después de que el Consejo de Estado francés expresara serias dudas sobre su legalidad.

La Vie vegan bacon burger billboard
©La Vie Foods

El Sindicato Nacional de Agricultores del Reino Unido también ha pedido que se restrinja el etiquetado, aunque en términos más comedidos.

“Nos gustaría que se revisara la legislación sobre el etiquetado para proteger aún más los términos tradicionales de la carne”, dijo el sindicato. “Todos los productos alimentarios tienen ingredientes específicos y sus propias propiedades nutricionales. Por eso debe evitarse utilizar el mismo término para productos de diferentes categorías de alimentos.”

¿Evitar la confusión?

En numerosos países de todo el mundo se ha intentado prohibir a los productores de productos vegetales el uso de determinadas palabras, ya que la industria cárnica suele insistir en que los consumidores se sienten confundidos por el uso de términos similares a los de la carne en los productos veganos.

Sin embargo, varios estudios han demostrado que esto no es así, como uno realizado en Australia a principios de este año, en el que se constató que el 96% de los consumidores nunca había comprado por error un producto de origen vegetal. Del 4% que sí lo había hecho, dos tercios admitieron que no habían leído bien la etiqueta. De hecho, el 41% de los consumidores había experimentado el tipo de confusión opuesto, comprando un producto que pensaban que era de origen vegetal solamente para descubrir que contenía ingredientes de origen animal.

ProVeg amendment 171
© ProVeg

Además, los esfuerzos por restringir la comercialización de productos de origen vegetal han sido en gran medida infructuosos en todo el mundo. La UE rechazó una propuesta de prohibición de los términos similares a la carne, así como una enmienda que habría impuesto severas restricciones a las alternativas a los productos lácteos. A principios de este año, la Agencia de Seguridad Alimentaria de Sudáfrica intentó confiscar los productos de origen vegetal que utilizaban términos “cárnicos” en sus envases, pero el Tribunal Superior de Johannesburgo lo impidió.

Se podría argumentar que la prohibición de términos como “salchicha vegetal” podría crear más confusión, dejando a los consumidores sin saber qué es el producto y cómo debe usarse. Muchos -incluida la Sociedad Vegana del Reino Unido- ven el aumento de las presiones como una señal de que la industria cárnica se siente amenazada.

“A medida que los consumidores se alejan cada vez más del consumo de animales, crece la demanda de productos veganos”, dijo un portavoz de la organización benéfica. “No se puede negar que los integrantes de las industrias de la ganadería y la carne se sienten amenazados por ello y tratan desesperadamente de restringir la comercialización de productos veganos”.

Share