• ¿Singapur, Japón o Canadá? El GFI revela las vías globales de la carne cultivada con células



    La revolución de la carne cultivada con células, que antes se consideraba algo parecido a la ciencia ficción, está ganando impulso a un ritmo imparable.

    Las empresas de carne cultivada con células recaudaron 366 millones de dólares en 2020, 6 veces más que en 2019, y algunos estudios han sugerido que la carne cultivada con células probablemente constituirá el 40% del consumo futuro de carne. A medida que la carne cultivada con células se acerca cada vez más a los mercados mundiales, muchos países están estableciendo activamente vías de aprobación regulatoria.

    “El resto del mundo debería seguir el ejemplo de Singapur”

    El Good Food Institute (GFI) ha compartido información sobre varios países y su situación actual en cuanto a la regulación de la carne cultivada con células. De este modo, las empresas nacientes de carne cultivada con células pueden entender mejor las posibles vías de regulación para llevar su producto a la aprobación del mercado en su zona.

    Regiones clave para el cultivo celular

    En relación con el panorama normativo actual, Alex Holst, director de políticas del GFI Europe, declaró a vegconomist: “Para que la carne cultivada cumpla con su potencial de crear un sistema alimentario más sostenible, seguro y justo, los consumidores deben confiar en los alimentos que consumen”.

    Singapur abrió el camino el año pasado con la primera aprobación reglamentaria del pollo cultivado, tras un proceso riguroso y una cuidadosa consideración del mejor enfoque. El resto del mundo debería seguir el ejemplo de Singapur financiando la investigación sobre proteínas sostenibles y garantizando una vía sólida y clara para la aprobación y supervisión reglamentaria.”

    ©tilialucida@stock.adobe.com
    ©[email protected]

    Singapur

    La Agencia Alimentaria de Singapur (SFA) ha publicado orientaciones sobre sus requisitos para la evaluación de la seguridad de los nuevos alimentos, incluidos los requisitos específicos sobre la información que debe presentarse para la aprobación de los productos cárnicos cultivados.

    Actualmente, la SFA evalúa las solicitudes caso por caso. La SFA mantiene actualmente conversaciones con empresas locales de carne cultivada y marisco, como Shiok Meats, sobre la posible aprobación de sus productos, y está muy abierta a trabajar con las empresas desde las primeras fases de I+D y desarrollo de productos.

    Japón

    En teoría, la carne cultivada (dependiendo del método de producción) ya entra dentro del régimen regulador existente en Japón y podría no requerir una evaluación o aprobación previa a la comercialización.

    Al mismo tiempo, el gobierno japonés está trabajando en el desarrollo de un marco normativo específico para configurar adecuadamente el mercado y garantizar al mismo tiempo la seguridad alimentaria y la aceptación de los consumidores.

    Se están formando grupos de la industria para crear estándares industriales y enlazar con el regulador para crear un proceso que fomente la confianza del consumidor.

    © Future Fields
    © Future Fields

    Australia-Nueva Zelanda

    Australia y Nueva Zelanda comparten un marco normativo alimentario común y una agencia reguladora de alimentos conjunta, Food Standards Australia New Zealand (FSANZ).

    En virtud de la normativa sobre “nuevos alimentos” del FSANZ, los fabricantes de carne y marisco cultivados deben solicitar la inclusión de sus productos en la lista de nuevos alimentos aprobados si desean realizar ventas en cualquiera de los dos países.

    Para ello, el FSANZ debe realizar una evaluación de seguridad del proceso de producción, que probablemente dure al menos 14 meses.

    Canadá

    En Canadá, la carne y el marisco cultivados se consideran “nuevos alimentos” que requieren la presentación de información detallada en una solicitud de aprobación previa a la comercialización.

    La información requerida para la presentación de nuevos alimentos incluye pruebas de que el alimento es seguro para el consumo, incluyendo la caracterización molecular, la composición nutricional, la toxicología y la alergenicidad, así como los tipos y niveles de contaminantes químicos.

    Estados Unidos

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) supervisa la recogida de células, los bancos de células y todos los insumos y procesos de cultivo, incluidos el crecimiento y la diferenciación celular, hasta el momento de la “cosecha” de los biorreactores.

    Por su parte, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) supervisa el procesamiento posterior y el etiquetado de los productos alimentarios derivados de las células del ganado y las aves de corral. Sin embargo, la FDA mantiene la jurisdicción sobre el marisco cultivado, excepto el bagre, hasta su procesamiento y etiquetado.

    © Merck
    © Merck

    Unión Europea

    En la UE, el Reglamento sobre nuevos alimentos (Reglamento (UE) nº 2015/2283) regula las autorizaciones previas a la comercialización de alimentos producidos a partir de cultivos de células o tejidos animales.

    Sin embargo, si la ingeniería genética se utiliza en la producción de carne cultivada, podría aplicarse en su lugar el Reglamento sobre alimentos y piensos modificados genéticamente (Reglamento (CE) 1829/2003).

    La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) suele realizar una evaluación de riesgos y emitir un dictamen científico sobre la seguridad y los aspectos nutricionales del producto. Si ese dictamen es positivo, la aprobación final corresponde a la Comisión Europea y a los representantes de todos los Estados miembros de la UE.

    Reino Unido

    Con su salida de la UE, el Reino Unido deja de participar en los procedimientos comunes de autorización de alimentos de la UE. A partir de mayo de 2021, cualquier empresa de carne cultivada que quiera vender sus productos en el Reino Unido deberá solicitar una autorización a la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA).

    El Reino Unido mantuvo la legislación pertinente de la UE y el contenido de la evaluación de riesgos tanto de los nuevos alimentos como de las autorizaciones de alimentos modificados genéticamente sigue siendo el mismo que en la UE.

    La diferencia más sustancial entre la autorización reglamentaria del Reino Unido y la de la UE se refiere a la decisión final de aprobación. En el Reino Unido, serán los ministros del gobierno quienes tomen la decisión, a diferencia de la UE, donde la aprobación final se rige por el procedimiento de comité, probablemente más elaborado y posiblemente más largo, en el que participan la Comisión Europea y representantes de los 27 Estados miembros de la UE.

  • Noticias Calientes



  • El boletín de vegconomist:
    información para los que toman decisiones

    Suscríbese al boletín de noticias de vegconomist para recibir las noticias más importantes del mundo de los negocios veganos.

    Invalid email address