Estudios y Números

La mayoría de los consumidores del Reino Unido no podrían comprar pollo tras ver imágenes de las granjas industriales

Una nueva encuesta ha revelado que la mayoría de los consumidores británicos comprarían y comerían de forma diferente si supieran más sobre la cría industrial de pollos.

Los resultados demuestran que los consumidores se sienten “desinformados” respecto a la realidad de la cría de pollos en el país, y más de dos tercios de los encuestados comprarían pollo de origen vegetal si su sabor fuera similar.

La encuesta, realizada a más de 5.000 personas en el Reino Unido, fue encargada por la empresa de pollos vegetales VFC, centrada en el activismo, y las principales conclusiones son las siguientes:

  • Solamente el 16% de la gente dijo que compraría un pollo de una granja industrial una vez que hubiera visto las imágenes de una granja industrial típica.
  • El 80% de los encuestados considera importante saber dónde se producen sus alimentos, pero únicamente el 15% sabe que la cantidad de aves criadas en granjas industriales ronda el 95%.
VFC Five Farms Stills chicken factory farm 2
Imagen cortesía de VFC
  • La mayoría de la gente pensaba que los pollos se mataban a los 3-6 meses, cuando la realidad es que se sacrifican a las seis semanas.
  • Un tercio de los consumidores dijo que sería menos probable que comprara pollo si los datos sobre el impacto ambiental y climático se dieran a conocer en el envase.
  • Más de dos tercios afirmaron que comprarían pollo de origen vegetal si tuviera el mismo sabor que el de matadero.

En un momento en que la censura de los productos de origen vegetal está en el punto de mira tanto en la UE como en Australia, los resultados de la encuesta muestran la hipocresía que rodea los debates sobre el etiquetado de los productos de origen animal y vegetal.

Se oculta información a los consumidores

“Está claro que a la gente no le gusta la ganadería industrial y quiere más información sobre la procedencia de sus alimentos, pero no se les dice que la carne de pollo de los estantes del supermercado procede de aves que han pasado toda su corta vida dentro de una nave de una granja industrial. Más del setenta por ciento de la gente dijo que sería menos probable que comprara pollo si el envase dejara claro que los animales pueden haber sufrido en la producción, pero, por supuesto, esta información se les oculta”, afirma Matthew Glover, cofundador de VFC.

Share

Noticias Calientes

Entrevistas