Política

Bruselas denuncia a España por no proteger sus aguas de la contaminación por nitratos

El Ejecutivo comunitario considera que las autoridades españolas no han hecho lo suficiente para proteger el agua de los nitratos derivados de la ganadería y la agricultura industriales, causantes de desastres ecológicos como el del Mar Menor en Murcia, por ejemplo. En caso de sentencia condenatoria, España tendría que afrontar el pago de multas si no adopta medidas.

La contaminación de aguas superficiales y acuíferos se produce porque  las tierras de cultivo no son capaces de absorber todos los nitratos presentes en los purines, estos acaban también en las aguas subterráneas, pudiendo contaminar incluso aquellas destinadas al consumo humano.

Según datos de la organización WWF, en algunos ríos, humedales y acuíferos españoles se han detectado concentraciones de nitratos por encima de 100 mg/L, es decir, el doble del límite legal de la norma de calidad ambiental de 50 mg/L. Además, este exceso de nitratos en las aguas fluviales y subterráneas llega hasta los mares, generando las denominadas áreas muertas, en las que la vida marina es imposible.

© Compassion in World Farming
© Compassion in World Farming

En el caso de la ganadería industrial, los desechos de los animales se guardan en enormes balsas de purines, y suelen ser utilizados como fertilizante de campos cercanos, una práctica que puede acarrear consecuencias nefastas para el medio ambiente.

La cría intensiva de animales para alimentación tiene graves repercusiones medioambientales. Las actividades ganaderas contribuyen a la emisión de gases de efecto invernadero y de otros contaminantes a la atmósfera. La fermentación entérica de los animales libera directamente metano. Pero sus excrementos también emiten además de metano, amoniaco, óxidos de nitrógeno y otros compuestos orgánicos volátiles no metánicos. Por otra parte, las tareas necesarias para la cría y manejo del ganado y de sus excrementos generan material en partículas que permanecen en suspensión aérea y que puede afectar a la salud humana.

Organizaciones como ProVeg España orientadas a la conciencia alimentaria, han pedido al Gobierno español que deje de seguir echando la vista a un lado y apoye cambios en el sistema alimentario para acabar con el actual modelo de ganadería y agricultura intensiva de graves consecuencias para el medio ambiente.

La organización por la conciencia alimentaria asegura ver “con buenos ojos” la decisión de la Comisión Europea de llevar a España ante la justicia europea por la contaminación con nitratos.

 “La Comisión considera que los esfuerzos de las autoridades españolas hasta la fecha han sido insatisfactorios e insuficientes y, por tanto, lleva a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, ha explicado el Ejecutivo comunitario.

En palabras de Verónica Larco, directora de comunicación de ProVeg España, “la actual industria ganadera tiene un enorme impacto en el medio ambiente. Cada vez es más conocido por la sociedad la gran cantidad de gases de efecto invernadero que produce esta industria, tanto así que es una de los principales contaminantes de agua. Esta contaminación, además, procede de toda la cadena de producción, desde los excrementos de los animales a los antibióticos, las hormonas y los fertilizantes y plaguicidas usados en los cultivos de forraje para alimentar a los animales”.

“España no puede seguir echando la vista hacia un lado y debe tomar cartas sobre el asunto. No podemos seguir manteniendo este sistema alimentario basado en productos animales que no solo está afectando a nuestras tierras, sino también a nuestra salud, al medio ambiente e incluso a nuestra economía de forma directa. Debemos trabajar por transformar nuestro sistema alimentario y dirigirnos hacia una alimentación más vegetal y sostenible en el tiempo”, agrega Larco.

Share

Noticias Calientes

Entrevistas