El Pollo Frito Vegano VFC Habla de Ocho Semanas de Éxito Absolutamente “Sin Precedentes” Desde su Lanzamiento

©VFC

Desde su lanzamiento hace apenas dos meses, la marca británica de pollo frito vegano VFC ha creado tal impacto que el director de ventas Stewart McGuckin lo describe como “ocho semanas de consultas sin precedentes en todos los canales y mercados, al tiempo que se han conseguido unas ventas líderes en el mercado durante el primer mes”.

Nos ponemos al día con Stewart y el fundador Matthew Glover sobre el fenomenal éxito que ha tenido VFC hasta ahora.

Desde diciembre, el antiguo director de marca de Nestlé Confectionery ha recibido llamadas de distribuidores de Estados Unidos, Canadá, Australia, Emiratos Árabes Unidos, España, Malta, Grecia, Países Bajos, Francia y Alemania, todos ellos deseosos de vender el pollo frito vegano de VFC.

Además, ha habido un interés significativo tanto de inversores como de personas que desean abrir franquicias. Es un comienzo alentador para la empresa que pretende acabar con las granjas industriales.

©VFC

Los Primeros 

Aunque en un principio las ventas eran sólo D2C -el producto se elaboraba en la fábrica de la empresa en Yorkshire y se vendía únicamente a través de VFC.co.uk-, el nopollo frito (fried chick*n) ya está en su primer minorista (el supermercado online The VeganKind), su primer restaurante (Chuck Chicks en Norwich) y su primer punto de venta en tiendas físicas (Vx en Bristol).

Pero la gran noticia de la empresa es que ha despertado el interés de dos de los cuatro grandes minoristas del Reino Unido. “He asistido a muchas reuniones similares a lo largo de los años”, explica McGuckin, “para presentar nuevos productos a los gigantes del comercio minorista, pero ninguna ha resultado así. Fuimos allí tratando de vender, y ellos simplemente fueron al grano y nos preguntaron cuándo nos lo pueden hacer llegar”.

La marca activista también está causando sensación en las redes sociales, y ha conseguido un seguimiento comprometido y de rápido crecimiento, que ya supera a Birds Eye, que está en Instagram desde abril de 2014. Con tantos influencers publicando con entusiasmo sobre VFC en todos los canales de las redes sociales, la empresa ha sido acusada de lanzar una campaña de marketing masivo bien financiada.

“La verdad es que no hemos hecho nada de marketing”, dice el cofundador Matthew Glover. “Simplemente no lo hemos necesitado”.

©VFC

Los consumidores veganos y no veganos

Aunque los veganos son los primeros en adoptar el VFC, el objetivo de la empresa siempre ha sido conseguir que los consumidores de carne lo prueben. Para saber si estaban llegando a ese grupo demográfico, Glover encuestó a 450 clientes.

“Resulta que una proporción significativa de nuestra base de clientes sí come carne”, informa, “y les gusta tanto como a los veganos, así que parece que estamos dando en el clavo”.

Las semanas transcurridas desde el lanzamiento han sido un torbellino, pero el equipo de Glover no ha hecho más que empezar. “Nuestro objetivo es estar en las estanterías de los minoristas más grandes dentro de unos meses, en otros países a finales de año y, en última instancia, en todos los restaurantes de comida rápida que haya.

Todas estas cosas están en nuestra lista de tareas urgentes. Miles de millones de aves necesitan que tengamos éxito, así que no hay tiempo que perder”.