Pink Albatross: “Algunos Clientes Probaban el Helado por Primera Vez y a la Semana se Llevaban 4 o 5 Tarrinas a Casa.”

Pepe Biaggio y Luke Saldanha ©Pink Albatross

Pepe Biaggio emigró de su país de origen, Argentina, a la edad de 15 años. Desde entonces ha viajado por el mundo hasta terminar residiendo en España, donde empezó a trabajar con Luke Saldanha para crear la exitosa empresa de helado veganos, Pink Albatross.

Tuvimos el placer de hablar con Pepe y nos contó su historia personal y cómo llegó a formar parte de la creación de la primera empresa de helado exclusivamente vegano y sin ingredientes artificiales de España.

Háblenos un poquito de usted y de Pink Albatross. ¿Cómo nació la compañía y cómo se le ocurrió la idea de crear helado vegano?
Mi hija mayor ha sufrido desde los 6 meses diversas alergias alimentarias: proteína de la leche de vaca, huevos y varias frutas. Nos convertimos en lo que se llama ahora un consumidor consciente: que quiere saber los ingredientes, procesos y orígenes de los productos que compra. Al revisar los ingredientes de aquellos pocos productos que podíamos consumir todos y estaban ricos nos asustábamos ya que pocos eran reconocibles y aquellos que tenían ingredientes familiares eran francamente malos. Esto era sensiblemente más evidente en la categoría de los dulces donde la ausencia de lácteos, huevos o gluten generalmente significaba un postre muy malo o elegir una pieza de fruta.

Fue en este momento cuando conocí a Luke, mi socio, quien siendo vegano desde hacía ya tiempo tenía las mismas dificultades, aunque por diferentes motivos. Él estaba viviendo en New York y observó cómo crecía el lineal de helados y otros productos veganos, aunque seguían pecando en el terreno del sabor y la textura.

Con esta premisa en mente nos pusimos a investigar el mercado y a informarnos y formarnos sobre los helados. Hicimos una primera prueba en Madrid con unos 30 consumidores (¡amigos y amigos de amigos!) con una cata a ciegas y con algunas tiendas especializadas que fueron muy amables de darnos su ‘feedback’. La respuesta fue bastante buena a pesar de ser una versión 0.1 de la fórmula que tenemos actualmente y decidimos entonces dedicarnos más a fondo. Luke dejó su trabajo en NY y se mudó a Madrid; decidimos invertir juntos y lanzamos al mercado nuestros primeros sabores en junio de 2019.

¿Qué diferencia a Pink Albatross de la competencia?
Siempre nos gusta decir que Pink Albatross tiene 3 pilares básicos: Primero es que el sabor y la textura tienen que ser sublimes. Nuestros consumidores no quieren tomarse un trozo de hielo y no quieren quedarse indiferentes ante un sabor. Quieren disfrutarlo y cerrar los ojos con cada cucharada.

© Pink Albatross

Segundo es que queremos hacer un helado con ingredientes reconocibles o, como nos gusta comunicarlo, “hecho con ingredientes que podemos dibujar”. Esta es quizás la barrera más importante que tuvimos que sobrepasar al buscar la receta óptima de nuestro helado y está ligado a esta etiqueta limpia (“clean label”). No es complicado hacer un helado con ciertos ingredientes de dudoso origen que reemplazan los azúcares, aportan texturas, apoyan puntos de congelación. Pero si sólo usas ingredientes que hayan sido extraídos con calor, fermentación o presión todo se vuelve mucho más complicado. Por nuestra filosofía de ingredientes no usamos maltodextrinas, dextrosas, inulinas, lecitinas ni E’s (y son todos ingredientes bastante típicos de los helados).

Tercero, queríamos una imagen diferente que promoviera el deseo de exploración, que llamase la atención y que sea atractiva. Queremos conectar con la gente activa, curiosa, que busca cambiar y mejorar constantemente. Por ello la imagen del Albatross, además que tanto Luke como yo nos identificamos con ella al ser dos tipos que hemos migrado durante gran parte de nuestra vida.

¿Cómo ha sido la recepción por parte del público general con respecto a sus productos?
La recepción de los consumidores ha sido fabulosa y de las tiendas que han apostado por nosotros también. Algunas que han empezado esta temporada me contaban que algunos clientes probaban el helado por primera vez y a la semana se llevaban 4 o 5 tarrinas a casa porque les había encantado. Los restaurantes también nos han dado un ‘feedback’ fabuloso y todo esto nos da fuerza para seguir desarrollando nuevos sabores que esperamos lanzar en los próximos meses y seguir explorando más opciones para poder hacer llegar nuestros productos a más gente y seguir promoviendo el cambio con esta nueva forma de indulgencia que es Pink Albatross.

¿Qué hay para el futuro de Pink Albatross? ¿Piensan expandir su gama de productos veganos?
¡Esperamos que sea brillante! Pink Albatross es una empresa 100% plant-based y no concebimos crear productos que no sigan nuestra filosofía que le explicaba en el punto 2.

Como comentaba en la pregunta anterior, estamos terminando de testar 7 nuevos sabores de los que 3 esperamos lleguen al consumidor en el formato tarrina como el que tenemos actualmente. También estamos terminando de adaptar alguna receta para lanzar nuevos formatos de cara al año que viene.

Actualmente estamos con muchísimos planes para expandir la marca a varios otros países de cara a la siguiente temporada y también a procurar llegar más cerca de la gente mejorando nuestra distribución en España.

Ya somos un equipo de 5 personas con experiencia y ganas de cambiar con esta nueva forma de indulgencia con sabor e ingredientes reconocibles que es Pink Albatross.

© Pink Albatross