• The Good Food Institute Brasil: “La Sustitución de los Productos Animales Crearía una Economía Local y un Incentivo Financiero para Mantener los Bosques Vivos.”



    Brasil, la primera potencia económica de Latinoamérica, ha sido fuertemente golpeada por la crisis del Covid. En 2020 el PIB cayó 1,4% respecto al año anterior, sin mencionar el enorme costo humano infligido por la pandemia.

    No obstante, el banco central del país pronostica que el PIB nacional crecerá 3,6% este año, y a pesar de las consecuencias de la crisis en tantos niveles, Brasil sigue siendo foco regional de la innovación en el área de las proteínas alternativas.

    Para oír la voz de un verdadero experto de este sector, vegconomist en español habla con Gus Guadagnini, director general de The Good Food Institute en Brasil, una organización que promueve y facilita la transición a un sistema alimentario libre de animales.

    ©f11photo.stock.adobe.com

    Por favor háblanos un poquito de ti y cómo terminaste como director general de The Good Food Institute (GFI) en Brasil.
    Soy una persona de negocios que ha trabajado principalmente en grandes empresas, centrándose en la innovación y la apertura de nuevas unidades de negocio en Brasil. El espíritu empresarial, los hábitos de consumo y las tendencias tecnológicas siempre me inspiraron en mi carrera.

    Como ya era vegano en ese entonces, quería contribuir a la causa de los animales. Al cabo de un tiempo, acabé conectando con Bruce Friedrich, que había puesto en marcha GFI Estados Unidos apenas unos meses antes. Decidimos probar Brasil como posible segunda sede de GFI. Así es como comenzó mi historia en el Instituto. Empecé en GFI Brasil el 1 de febrero, casualmente un año después de la fecha oficial de lanzamiento de GFI Estados Unidos.

    ¿Cuál es el papel de GFI con respecto a los negocios y el emprendimiento en Brasil y otros países de Latinoamérica?
    Nuestro Equipo de Compromiso Corporativo establece relaciones de colaboración con los mayores productores de alimentos (incluidas las empresas cárnicas), empresas emergentes, inversores y minoristas para maximizar la disponibilidad, la calidad, la cantidad y la promoción de la carne de origen vegetal.

    No nos limitamos a informar sobre estos campos, sino que les proporcionamos información crucial sobre el mercado, incluido el conocimiento de los consumidores.

    © The Good Food Institute

    Por ejemplo, trazamos un mapa de los “espacios blancos” en todos los campos de la carne, los huevos y los productos lácteos sin animales, mostrando dónde hay oportunidades. Hacemos pública la investigación y el estado actual de la ciencia y la ingeniería para que nadie tenga que empezar de cero y reinventar la rueda.

    En resumen, GFI es un grupo de reflexión para los campos de la carne cultivada y basada en plantas. Además de inspirar y reclutar a nuevas personas para estos campos, ayudamos a construir equipos fundadores y a poner en marcha nuevas empresas. Una vez que hemos permitido construir estos equipos, proporcionamos una variedad de servicios, desde el marketing y la marca hasta los planes de negocio y las relaciones públicas.

    GFI pone en contacto a estas nuevas empresas con fuentes de financiación y les orienta sobre cuestiones normativas. También ayudamos a crear coaliciones de empresas nuevas y existentes para comprender y abordar las cuestiones normativas. De este modo, GFI actúa como acelerador de los sectores del mercado de la carne cultivada y de origen vegetal.

    ©Krailas-stock.adobe.com

    GFI también se relaciona con fundaciones, empresas, inversores y gobiernos y explica el valor de la investigación y el desarrollo (y las fusiones y adquisiciones) en este campo, especialmente como componente crítico para abordar la salud pública, la sostenibilidad, el cambio climático y el hambre en el mundo.

    Estos esfuerzos pretenden cambiar decenas de millones de dólares en subvenciones gubernamentales y de fundaciones hacia la carne, los huevos y los productos lácteos sin animales.

    Nuestros esfuerzos ya han contribuido a impulsar importantes inversiones -e incluso adquisiciones- en empresas de carne cultivada y de origen vegetal por parte de algunas de las mayores empresas alimentarias del mundo, lo que ha permitido a estas empresas disponer de mayores recursos y experiencia para desarrollar sus productos y llevarlos al mercado de forma más rápida y amplia.

    © The Good Food Institute

    También lideramos los esfuerzos para luchar contra los intentos reaccionarios y proteccionistas de algunos intereses arraigados. GFI expone los esfuerzos para obstaculizar el desarrollo y la comercialización de la carne, los huevos y los productos lácteos sin animales, a la vez que proporciona una voz para el progreso y la innovación a los periodistas y otros.

    Trabajamos con los legisladores y los reguladores para garantizar un camino claro y eficiente hacia el mercado para la carne cultivada. El Good Food Institute está ayudando a cambiar fundamentalmente el sistema alimentario, acelerando el cambio de la agricultura animal industrial a la carne, los huevos y los lácteos sin animales.

    ¿Nos podrías dar tu valoración sobre el desempeño del desarrollo del sector de alimentos sin animales en Brasil, en comparación con el mismo sector en Norteamérica y Europa?
    El sector de las proteínas alternativas crecerá exponencialmente en los próximos años, tanto en Brasil como en el resto del mundo. Sin embargo, la agroindustria brasileña está increíblemente bien desarrollada, ya que suministra a todo el mundo granos, vegetales y productos animales. Además, los consumidores de la región están muy abiertos a las proteínas vegetales.

    Por lo tanto, puedo decir que el sector se está desarrollando mucho más rápido aquí y que esta tendencia se mantendrá en los próximos años. Hace sólo un par de años, no teníamos casi nada en el mercado de los análogos de la carne, y hoy Brasil ya exporta a más de 15 países.

    © Fazenda Futuro

    Este mercado de rápido crecimiento, como mencioné, se debe a la vocación que ya teníamos por el sector agroalimentario, contando con excelentes científicos, grandes empresas de carne y alimentos, redes logísticas establecidas, entre otros factores.

    En cuanto a la aceptación por parte de los consumidores, GFI encargó una investigación en Brasil el año pasado para descubrir que el 50% de la población local ya está reduciendo el consumo de carne. Además, el 37% ya incluyó la carne de origen vegetal en su rutina, y sólo el 7% nunca consumiría productos de origen vegetal.

    Al mismo tiempo, la economía de Brasil y de América Latina sigue sufriendo los efectos del COVID 19, y no da señales de que vaya a volver a los niveles anteriores a la pandemia muy pronto. Por eso creemos que el negocio de la exportación desempeñará un papel vital en el crecimiento y desarrollo de las empresas de origen vegetal en la región en los próximos dos años.

    © The New Butchers

    En síntesis, si bien la excelente aceptación de los consumidores y la infraestructura preexistente están haciendo crecer los mercados de proteínas alternativas tanto en Brasil como en América Latina, es evidente que la economía local está bajo presión y tardará en recuperarse.

    ¿Cómo vez en futuro de los sectores de alimentos de base vegetal y cultivados en Brasil y Latino América?
    Sobre los alimentos de origen vegetal: Durante los primeros años de la industria, nuestra región estaba tratando de cubrir la brecha de productos y tecnología entre lo que tenemos aquí y en los mercados más desarrollados.

    Esta tarea está en una etapa avanzada, ya que Brasil y otros países como Chile ya están produciendo algunos de los más deliciosos productos de origen vegetal a nivel mundial. Todo apunta a que se mantenga una fuerte inversión privada en el área.

    Teniendo en cuenta esto, creo que los próximos años traerán una visión más específica sobre la región y cómo puede desempeñar un papel único en el sector de las proteínas alternativas. América Latina es el hogar de la mayor selva tropical del mundo, el Amazonas, y existe un enorme potencial para desarrollar nuevos ingredientes utilizando su biodiversidad.

    ©Kalyakan-stock.adobe.com

    Lo mismo ocurre con otras zonas de la región, como el bioma del Cerrado en Brasil. Además de los efectos positivos de la sustitución de los productos animales, nuestra industria puede crear una economía local que apoyará a las comunidades productoras y creará un incentivo financiero para mantener los bosques vivos.

    No sólo el bosque formará parte de este juego, sino también las producciones locales de cereales y verduras. La semana pasada, el gigante de la carne BRF lanzó un nuevo producto que utiliza frijoles brasileños como fuente de proteínas.

    Se trata de una tendencia que apuesto a ver extenderse por toda la región: la priorización de los ingredientes locales producidos más cerca de las instalaciones de la industria alimentaria y que ya forman parte tradicionalmente de la cultura local.

    ©Aleph Farms

    Sobre la carne cultivada: es un área que acaba de empezar en la región y probablemente será impulsada por los grandes fabricantes de carne que están muy presentes en América Latina y tienen recursos suficientes para invertir en alta tecnología. BRF ya anuncia que su producto de carne cultivada se hará en asociación con la startup israelí Aleph Farms.

    Tras este anuncio, es muy probable que otras grandes empresas se sumen al sector y realicen fuertes inversiones para disputar el mercado local.

    ¿Hay algo que te gustaría decirle a nuestros lectores que están considerando empezar o expandir su propio negocio en el sector de los alimentos de origen vegetal o de carne cultivada en Brasil?
    Brasil no es un mercado sencillo: es un país continental con un sistema logístico complejo, un entorno fiscal difícil de entender y oneroso, leyes complejas, una media de ingresos baja entre la población y no es del todo estable políticamente.

    Sin embargo, también es un gran mercado de consumo, con una sólida tradición de compra de productos animales y una gran aceptación de sustitutos alternativos.

    Hamburguesa de carne vegetal ©Notco

    También tiene una industria alimentaria líder en el mundo y una distribución establecida para todo el planeta. Además, el país está muy bien dotado de impresionantes científicos con décadas de conocimientos en el área de la alimentación, tiene universidades fuertes y una sólida capacidad de mano de obra para el sector.

    Brasil también va a estar en el centro del debate más relevante de nuestro siglo: la preservación de la biodiversidad y de los bosques como el Amazonas. Por lo tanto, iniciar un negocio que colabore con este objetivo puede poner a las empresas y a los emprendedores en una posición única para obtener beneficios de forma que también puedan colaborar con los problemas medioambientales más acuciantes del mundo.

    © whitcomberd-stock.adobe.com

    Mi conclusión: emprender un negocio en Brasil puede no ser fácil, pero merece la pena el esfuerzo. Supongamos que la empresa se basa en la innovación y quiere crecer de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente. En ese caso, Brasil puede ser el hogar ideal para ella.

  • Noticias Calientes



  • El boletín de vegconomist:
    información para los que toman decisiones

    Suscríbese al boletín de noticias de vegconomist para recibir las noticias más importantes del mundo de los negocios veganos.

    Invalid email address
  • medio ambiente

    más Medio Ambiente