Veggin: “Somos los Primeros en esta Categoría de Producto en Colombia”

Javier Pérez Romero

Colombia, un país reconocido por su café, su bandeja paisa y su ajiaco, ha visto un giro en las tendencias de consumo. Los colombianos, particularmente los más jóvenes, cada vez más están alejándose de los alimentos de origen animal y reemplazándolos con comidas de naturaleza vegetal.

En todo el país, especialmente en las principales ciudades de Bogotá, Medellín y Cali, cada vez más se encuentran nuevos productos y establecimientos aptos para los veganos y vegetarianos.

Sin embargo, uno de los productos alimenticios que más ha tenido éxito en Colombia es el yogur tradicional. Según un informe del Ministerio de Agricultura de Colombia publicado en 2018, “en los últimos cinco años el mercado del yogur ha tenido un crecimiento de 35,7%.”

Por eso vegconomist habló con Javier Pérez Romero, empresario colombiano y creador de Veggin, la primera marca colombiana de yogur vegano, que la desarrolló con el apoyo de su hijo, Sebastián Pérez Hoyos, experto en estrategias de desarrollo de negocios que ahora vive en Hamburgo, Alemania.

Sebastián Pérez Hoyos

Ambos tienen planes ambiciosos para su empresa, que hasta el momento no tiene igual en el país suramericano.

Háblenos un poco de su historia como emprendedores.
Yo, Javier Pérez Romero, empresario colombiano, inicié mis labores comerciales en Venezuela a mediados de los años noventa como emprendedor en el sector de las importaciones, producción y distribución de alimentos, logrando resultados exitosos con empresas como Endulsa SAS y Mundo Vending Venezuela. Iniciar

Iniciada la crisis económica y humanitaria venezolana, regresé a Colombia y comencé un emprendimiento con el modelo de negocio que ya conocía importando y distribuyendo alimentos, pero con una nueva idea de servicios, como por ejemplo el envase de aguas de manantial con marcas blancas para el retail colombiano y yogures veganos.

En este proceso descubrí cómo el mercado nacional comenzaba a migrar a nuevas tendencias alimenticias libres de grasas, lactosas y azucares derivadas, lo que me animó a investigar junto a mi hijo, Sebastián Pérez, el tema alimenticio para mejorar la calidad de vida de las personas a través de la nutrición sana basada en plantas.       .

¿Qué es Veggin? ¿Puede contarnos un poquito sobre por qué y cómo llegaron a crear esta empresa?
La experiencia comercial y la investigación permanente en lo relacionado a las nuevas tendencias alimenticias de la humanidad llevó a que a mediados del año 2017 yo, mi hijo y un grupo de emprendedores dedicados a la producción de alimentos nos reuniéramos para determinar hacia donde migraba la nueva ola de consumidores. Resulta que los productos de origen vegetal estaban al primer orden en la lista de necesidades y consumo, siendo los yogures veganos una de las alternativas más buscadas en el mercado.

A finales del 2018 el ingeniero de alimentos Efrén Murillo, quien durante diez años venía trabajando en la formulación de yogures de origen vegetal, atrajo mi atención y decidí crear un nuevo emprendimiento con él, que hoy es motivo de este artículo.

© Veggin

Veggin surge de un arduo y metódico proceso de experimentación científica que transforma las cualidades orgánicas de la soya y almendra en una alternativa vegetal al yogurt. Su alto contenido proteico, su inigualable textura y su inconfundible sabor hacen de nuestra marca un producto de calidad que no solo es consumido por los paladares veganos, sino que accede a todo tipo de cliente que busca nuevas y mejores condiciones alimenticias y nutricionales.

En agosto del año pasado logramos tener un producto con todas esas cualidades, y paralelo a su desarrollo se inició con el proceso de posicionamiento de marca. Veggin es el primer yogurt vegano que tiene 15 gramos de proteína por porción en el mercado colombiano,
que tiene como misión proveer productos basados en plantas, alcalinos y saludables al mercado.

¿Cómo se diferencia Veggin del resto de la competencia en Colombia?
Hoy en día el mercado colombiano no cuenta con yogures producidos por una empresa enfocada exclusivamente en alimentos de origen veganos. Realmente en el mercado nacional somos los primeros en esta categoría de producto, lo cual implica mucha responsabilidad. Hemos caminado lentamente ya que gran parte de los procesos internos de producción han sido desarrollados en casa, desde la fórmula hasta la maquinaria.

En gran parte del mundo ha habido un cambio fuerte en los hábitos de consumo. Más consumidores están dejando los productos de origen animal y reemplazándolos con los de origen vegetal. ¿Cómo ha sido la experiencia de Veggin con respecto a dicho cambio?
Algo que nos ha sorprendido es la localidad del consumo. Colombia hoy en día tiene x% de personas intolerantes no solo a la lactosa, sino también a derivados de azúcares, almidones y grasas. En nuestro producto han encontrado una alternativa alimenticia, proteica que satisface sus necesidades.

© Veggin

Nos encontramos muchos casos donde los nuevos clientes, al probar el producto, preguntan si realmente no tiene leche animal por temas de salud. La carga nutricional, el gramaje del contenido en cada uno de los recipientes y el no empleo de azúcares, preservantes ni colorantes artificiales hacen de Veggin un producto innovador, revolucionario y digestivo.

¿Qué planes tienen para el futuro tanto a corto y mediano plazo? ¿Piensan ampliar su gama de productos veganos?
Ya tenemos varios desarrollos adelantados. Nuestra política interna es buscar más profundidad con el yogurt griego vegano y cuando nos sintamos realmente fuertes y posicionados en el mercado nacional, daremos a conocer nuestras nuevas líneas comerciales enfocadas a la producción de alimentos y bebidas veganos en un periodo no mayor a ocho meses.
Sabemos de la necesidad que existe a nivel de Latinoamérica en lo referente al consumo de productos de origen vegetal con énfasis en la población vegana. Atendiendo a esta necesidad Veggin productos alimenticios planea instalar una planta en puntos estratégicos del continente que cubra el mercado Latinoamericano. Nuestro sueño es tener una planta en cada país en los próximos 10 años.